• Imprimeix

Presentación

El "Atles geològic de Catalunya" acerca el conocimiento sobre la constitución geológica del territorio a la sociedad

El mundo inorgánico, la geosfera, es el soporte físico del mundo de la vida en la Tierra, la biosfera. La geosfera proporciona el substrato y los recursos necesarios (agua, rocas y minerales) para el desarrollo de la vida que transcurre en nuestro planeta. El hombre, como ser racional tiene la capacidad de conocer su posición en la naturaleza, la Tierra le brinda, además, el placer inmediato de la percepción de sus rasgos y la posibilidad de aprender sobre el pasado del planeta y los orígenes de la vida.


El Atlas geológico de Cataluña es un proyecto llevado a cabo por el Instituto Geológico de Cataluña y el Instituto Cartográfico de Cataluña para acercar el conocimiento de la constitución geológica del territorio a la sociedad. El objetivo es mejorar la percepción de la geología de Cataluña por parte de los ciudadanos, poniendo a su alcance una nueva herramienta que les facilitará la comprensión de las características geológicas y la sucesión de procesos que han conducido a la configuración actual del territorio de Cataluña. La cartografía del Atlas geológico de Cataluña se ha realizado con la colaboración del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalidad de Cataluña y el Instituto Geológico y Minero de España.

La extraordinaria diversidad orográfica que tiene Cataluña, visible sobre el terreno en forma de relieves contrastados y paisajes diversos, tiene también su equivalente desde el punto de vista geológico. Efectivamente, Cataluña es un país privilegiado desde este punto de vista, dado que afloran las rocas representativas o resultantes de los procesos geológicos de los últimos 550 millones de años. Esta geodiversidad permite hacer un recorrido por los tiempos geológicos en un espacio territorial relativamente reducido.


Esta obra tiene como objetivo presentar el Mapa Geológico de Cataluña a escala 1:50 000 con los formatos y la estructura de contenidos similares a los de un atlas convencional; como en éstos, el mapa va acompañado de una serie de páginas con información adicional que facilita la consulta y la comprensión del conjunto. El propósito es que llegue a ser no tan sólo una obra de consulta de gabinete, sino un libro ameno para hojear, con explicaciones sencillas a pesar de la diversidad y la dificultad de algunos de los temas que se tratan.


En cualquier mapa topográfico o atlas geográfico convencional, la mayoría de los elementos representados son fáciles de identificar por parte de los usuarios. Esto no sucede con los mapas geológicos, en los cuales se representan objetos (rocas, estructuras, depósitos no consolidados, etc.) difíciles de reconocer sobre el terreno por los lectores no especializados. A esta complejidad hay que añadir el factor tiempo geológico. Por esta razón el Atlas Geológico de Cataluña incorpora una introducción de contenido geológico relativamente extensa que pretende facilitar la comprensión del conjunto, sin querer ser en caso alguno un manual de geología. Su enfoque propone ingredientes innovadores en la forma de presentar y transmitir el conocimiento geológico del territorio, proporciona un resumen asequible de la geología de Cataluña, en el cual se explica la historia de su formación y su evolución, destacando algunas de sus particularidades geológicas.

  • El Atlas Geológico de Cataluña a escala 1:50 000 se ha estructurado en dos partes claramente diferenciadas: la primera parte, introductoria y de carácter estrictamente geológico, y la segunda, con el mapa geológico 1:50 000, su leyenda y la metodología en la formación del conjunto de la Base de datos geológicos de Cataluña, de la cual deriva el Mapa Geológico, y que constituye el núcleo de la obra.
  • Para facilitar la lectura de la descripción de las unidades cartográficas se han compilado todos los términos geológicos que se incluyen en las lleyendas y se ha construido un vocabulario expresamente para este trabajo; consta de casi 600 términos o expresiones y se ha incluido como apéndice a las leyendas para facilitar la consulta. Para la redacción de las definiciones se han establecido unas pautas comunes para cada grupo temático de términos, de manera que todas las rocas, minerales, componentes de los sedimentos, restos fósiles, etc. son descritos seguiendo la misma estructura y los mismos criterios.
  • También se ha incluido una etimología breve de todas las palabras que identifican las unidades geocronológicas que constan en la Tabla de los tiempos geológicos. En el caso de nombres de tiempos geológicos se indica la palabra de la cual deriva y la lengua a la que pertenece. Cuando la palabra es de origen greco-latino, se identifican sus formantes y las palabras de los cuales derivan y sus significados. Si la palabra deriva de un topónimo, normalmente el del lugar donde primero se estudió y definió el periodo, se identifica y localiza, de manera sumaria, el topónimo en cuestión. En total son más de 150 términos.
  • El atlas se cierra con un completo índice toponímico que permite la búsqueda de los principales nombres de lugar de Cataluña y también de las regiones vecinas. Este índice cuenta con cerca de 12 000 entradas y contempla municipios, núcleos de población, cumbres, sierras y macizos y otros elementos orográficos. Igualmente se incluyen nombres de instalaciones de carácter antrópico que facilitan la orientación y el posicionamiento sobre el terreno (aeropuertos, pistas de esquí...). Los nombres de lugar del índice se encuentran en los mapas que conforman el grueso de la obra, donde aparecen rotulados de manera difuminada, con objeto de facilitar la lectura geológica.