• Imprimeix

Base de datos de aludes de Cataluña

Qué es la Base de Datos de Aludes de Cataluña

1.1. Objetivo

El año 1986 el Servicio Geológico de Cataluña inició la cartografía de aludes de Cataluña. El año 1996 se publica el primer mapa de la serie Mapa de Zones d'Allaus (MZA) que finaliza el año 2006 con un total de 14 hojas publicadas. Es un mapa a escala 1:25.000 donde se representa la susceptibilidad del territorio a estar afectado por aludes. El mapa representa una síntesis de la información recopilada hasta el momento de su publicación, pero que continúa incrementándose temporada tras temporada con los nuevos aludes observados. Por tanto, detrás de estos mapas se esconde un volumen muy importante de información que hacía falta preservar. Así pues, la Base de Datos de Aludes de Cataluña (BDAC) tiene como fin almacenar y gestionar toda la información generada a partir de la confección del MZA, así como también de los datos que se recogen temporada tras temporada.

WMS Aludes

Esta geoinformación se puede utilizar en línea en tus aplicaciones compatibles con el protocolo WMS

Descarga

Cartografía de aludes (Formato SHP, 10/2016)

1.2. Base de datos de aludes y Mapa de zonas de aludes

Podríamos resumir en 4 puntos las principales diferencias entre la BDAC y el MZA:

  • El tipo de información: En el MZA la información es gráfica mientras que en la BDAC además de la información gráfica se encuentra la información alfanumérica asociada.
  • Los conceptos cartográficos:
    En el MZA se distinguen dos: zona de alud determinada a partir de las características del terreno y de los efectos de las aludes sobre la vegetación, y zona de alud determinada a partir de la encuesta a la población de los alrededores.
    En la BDAC encontramos tres conceptos cartográficos: Zona de Alud (ZA), Encuesta de Alud (EA) y Observación de Alud (OA).
  • La escala: El MZA está publicado a escala 1:25.000 mientras que en la BDAC la información se representa sobre las bases cartográficas a escala 1:5.000 del ICGC.
  • La puesta al día: EL MZA se actualiza cuando se realiza una nueva edición de la cartografía y la BDAC tienen una actualización constante.

1.3. La BDAC en cifras

Con fecha de junio de 2007, la cuantificación de la información recogida permite extraer los siguientes datos:

  • 5.092 km2: Extensión cartografiada.
  • 1.257 km2: Extensión cartografiada como susceptible de estar afectada por aludes.
  • 17.518 Zonas de aludes
  • 2.832 Encuestas de aludes
  • 3.559 Observaciones de aludes

*Datos actualizados en Junio del 2007

1.4. Estructura de la BDAC

La BDAC es una base de datos relacional que permite:

  • Registrar cualquier información recogida (ZA, EA, OA).
  • Reflejar la jerarquía existente entre las diferentes informaciones.
  • Eliminar cualquier posible duplicidad de la información.
  • Facilitar el análisis, tanto estadístico como espacial, del fenómeno a partir de la información almacenada.

La información almacenada es gráfica y alfanumérica donde a cada polígono representado en la cartografía le corresponden unos atributos que describen las características físicas del elemento.

Cómo se ha creado la BDAC

2.1.  Con qué fin se recoge la información

La recogida de información sistemática permite conocer el fenómeno estudiado, lo que nos ha de permitir evitar riesgos para los bienes y personas en el futuro.

2.2. Etapas en la realización de la BDAC

La información almacenada en la BDAC se ha obtenido de la siguiente forma:

2.2.1. Fotointerpretación y verificación sobre el terreno

A partir de las características del terreno -cota, pendiente, rugosidad, morfología- y de los señales que el paso de aludes ha dejado, sobre todo en el bosque, se delimitan las áreas susceptibles de generar y ser afectadas por aludes. Con fotografías aéreas y ortofotografías del verano, se ponen en evidencia estos efectos. Con ayuda del modelo digital del terreno se calculan las pendientes favorables al inicio del alud. La verificación de estos factores se realiza a posteriori sobre el terreno. 

Cartografía en pantalla con la ayuda de un estereoscopio.

Cartografía en pantalla con la ayuda de un estereoscopio.

2.2.2. Encuesta

Sobre el terreno se realiza una encuesta, preferentemente a personas de edad avanzada, para recoger información de aludes antiguos, de las cuales difícilmente se encuentran indicios hoy en día. Esta encuesta se efectúa también a personas que trabajan en la alta montaña. La información obtenida se contrasta con la información obtenida en la primera fase.

2.2.3. Seguimiento invernal

Desde la temporada 1986/87, pero especialmente desde los episodios mayores acaecidos durante la temporada 1995/96, se realiza una tarea de seguimiento y cartografía de la actividad de aludes. La red de observadores del SMC-IGC- formada por estaciones de esquí, guardas de refugio, agentes rurales y nivólogos profesionales-, junto con los técnicos del Consejo General de Aran, los Bomberos de la Generalidad de Cataluña y Bomberos de Aran así como también los técnicos del ICGC se encargan de llevar a cabo esta tarea. También es de destacar la información que, de manera desinteresada, nos hacen llegar los usuarios de la montaña y que nos es de gran utilidad.

Descripción del contenido de la BDAC

La información de la BDAC se ha estructurado en base a tres conceptos cartográficos:

Zona de Alud (ZA): Información referente a una zona expuesta al descenso de aludes. Proviene del análisis del terreno y de los indicios que los aludes generan, principalmente, la vegetación.

Encuesta de Alud (EA): Información de un alud observado. Proviene de la encuesta realizada a los habitantes donde tiene lugar el fenómeno.

Observación de Alud (OA): Información de un alud observado. La información procede directamente de la cartografía del suceso.

Las ZA representan el terreno favorable al desencadenamiento de aludes mientras que las EA y las OA representan aludes ocurridos. EA i OA se diferencian en el número de variables conocidas y la precisión de éstas. En el primer caso las descripciones suelen ser poco precisas y circunscritas por lo general a al zona de llegada del alud, donde se encuentran las zonas habitadas. Su importancia recae en el hecho que documentan grandes aludes ocurridos durante el último siglo. En el caso de las OA lo habitual es describir la totalidad del alud y la captura de información es más minuciosa sobre el territorio y de mayor precisión pero cuenta con el inconveniente de que tan sólo toma en consideración los acontecimientos de los últimos 20 años. Así pues, las ZA nos permiten analizar el terreno de aludes en la totalidad del territorio, mientras que las OA y EA nos ayudan, por un lado a afinar el criterio cartográfico utilizado, y por otro a analizar las características de los aludes registrados.

Utilidad de la BDAC

La información almacenada en la BDAC es indispensable en cualquier estudio de peligrosidad y riesgo. Con la BDAC se dispone de una herramienta eficaz para la gestión, análisis y actualización de datos.

El Servidor de Datos de Aludes no es tan sólo la aplicación que facilita al usuario la consulta y descarga de la información así como análisis básicos, a través de Geoíndex -visualizador y geoservicios WMS- sino que además permite la incorporación de datos en sus proyectos. De esta manera se asegura una eficaz actualización de datos y contribuirá a ir completando el conocimiento de los aludes en el Pirineo.

Bibliografía relacionada en la red

Marturià, J.; Oller, P.; Martínez, P. (2006):  La Base de Dades d'Allaus de Catalunya. Actes de la 2a Jornada Tècnica de Neu i Allaus. Barcelona, 26 i 27 de Juny de 2006. p. 87-91.

Oller, P.; Marturià, J.; González, J.C.; Escriu, J.; Martínez, P (2005):  El servidor de datos de aludes de Cataluña, una herramienta de ayuda a la planificación territorial. In proceedings of: VI Simposio Nacional sobre Taludes y Laderas Inestables. Alonso, J. Corominas, L. Jordà, M. Romana, J.B. Serón (Eds.). Valencia, 21-24 de Junio de 2005. p. 905-916.

Oller, P.; Marturià, J.; González, J.C.; Muntan, E.; Martínez, P. (2004):  La cartografia d'allaus i la seva aplicació en la prevenció del risc. I Jornada Tècnica de Neu i Allaus. Barcelona, 16 de juny de 2004. p. 16-20.

Oller, P.; Muntán, E.; Marturià, J.; García, C.; García, A.; Martínez, P. (2006): The avalanche data in the Catalan Pyrenees. 20 years of avalanche mapping. Proceedings of the International Snow Science Workshop. Telluride, Colorado (USA).  October 1-6, 2006. p. 305-313.