• Imprimeix

Los riesgos geológicos en Cataluña

En Cataluña, los principales fenómenos que han ocurrido y pueden suceder en el futuro son los generados por la geodinámica externa, como las inundaciones, los desprendimientos, los deslizamientos, los flujos torrenciales, los hundimientos y los aludes, y por la geodinámica interna, como los terremotos.

El riesgo con más impacto en Cataluña son las inundaciones. Estas pueden afectar a todo el territorio catalán, pero afectan principalmente a dos áreas: el Pirineo y el Prepirineo, y el litoral y el prelitoral catalán. Durante el siglo XX las más importantes, por su efecto catastrófico, han sido las de octubre de 1907, que afectaron principalmente a las cuencas del Ebro y del Segre; las de octubre de 1940, a las cuencas del Ter y del Fluvià; las de septiembre de 1962, a las comarcas del Vallès, el Baix Llobregat y el Maresme, las de noviembre de 1982 que afectaron en las comarcas pirenaicas y las de junio de 2000 a la montaña de Montserrat y sus alrededores.

Puente de la N II en Esparreguera después de la tromba de agua de junio de 2000. Ver más imágenes en Regio7.cat

Puente de la N II en Esparreguera después de la tromba de agua de junio de 2000. Ver más imágenes en Regio7.cat

Los deslizamientos se producen principalmente en las áreas de montaña con pluviometría elevada donde hay rocas y suelos con resistencias bajas bajo determinadas condiciones de humedad. Una de los deslizamientos registrados más importantes se produjo en Puigcercós (Pallars Jussà) en 1881. Obligó a desalojar a todo un pueblo y a desplazar a sus habitantes hacia otra parte del territorio. Muchas veces los deslizamientos coinciden con episodios importantes de lluvias, como pasó en los años 1907 y 1982.

Cicatriz del deslizamiento de Puigcercós

Cicatriz del deslizamiento de Puigcercós

Los desprendimientos más significativos y más mediáticos de los últimos años se han producido en la montaña de Montserrat. Los desprendimientos pueden ser fenómenos destructivos, tanto por su masa como por su alta velocidad, estos se producirán mientras existan escarpes y laderas con pendientes elevadas, de los cuales se puedan desprender fragmentos de roca o suelo inestables.

Daños en el cremallera de Montserrat causados por el desprendimiento del día 28 de diciembre de 2008

Daños en el cremallera de Montserrat causados por el desprendimiento del día 28 de diciembre de 2008

En los últimos años, la dinámica torrencial ligada a lluvias de fuerte intensidad han causado importantes daños materiales. Destacamos los episodios de junio de 2000 en Montserrat, de agosto de 2008 al río Runer (frontera andorrana-catalana) y de septiembre de 2008 y julio de 2010 a Port-Ainé.

Daños en la carretera de acceso a las pistas de esquí de Port-Ainé después de las lluvias del 23 de julio de 2010

Daños en la carretera de acceso a las pistas de esquí de Port-Ainé después de las lluvias del 23 de julio de 2010

Los hundimientos se producen de manera natural por procesos de disolución de yesos, sales y formaciones carbonáticas. En el caso de las formaciones carbonáticas, la evolución es muy lenta y a veces difícilmente perceptible, por el contrario, la evolución de las sales es rápida. En Cataluña hay ejemplos de hundimientos en el macizo del Garraf, en la cuenca lacustre de Banyoles y en el Valle Salino de Cardona. Se habla de colapso, cuando el fenómeno es brusco y rápido, o de subsidencia, cuando el movimiento es lento y progresivo. La acción del hombre puede generar también hundimientos, como por ejemplo, asociada a la explotación minera para la extracción de sales potásicas. Este es el caso de Sallent, donde se está produciendo el hundimiento del barrio de la Estación. Dónde, durante el  2009, se desalojaron a más de 110 personas.

Estado del barrio de la Estación de Sallent en octubre de 2010 donde se han tirado  las viviendas existente sobre la zona subsidente

Estado del barrio de la Estación de Sallent en octubre de 2010 donde se han tirado las viviendas existente sobre la zona subsidente.

El 4% del territorio catalán es susceptible de ser afectado por aludes (1.320 km2), este área corresponde al 36% del área pirenaica. Por comarcas, las que tienen más afectación son: la Vall d'Aran, la Alta Ribagorça, el Pallars Sobirà, el Ripollès, la Cerdanya, el Pallars Jussà, el Alt Urgell, el Berguedà y el Solsonès. En las tres primeras son las que concentran un mayor riesgo de afectación en los edificios y vías de comunicación. Históricamente los aludes han ocasionado la destrucción parcial o total de algunas poblaciones del Pirineo como Gessa (siglo XV, Vall d'Aran), Senet (1632, Alta Ribagorça), a San Joan de Toran (1855, Valle de Aran). Durante el siglo XX destacamos los episodios de 1915, 1937, 1972 y 1996.

Alud en las Palas de Ruda, el 31 de enero de 2005.

Alud en las Palas de Ruda, el 31 de enero de 2005.

En cuanto a los terremotos, en Cataluña hay dos zonas sísmicamente activas: el Pirineo y el Sistema Mediterráneo. La mayor actividad sísmica se concentra principalmente en el Pirineo. En tiempos históricos se han producido en Cataluña terremotos destructores; en 1373 en la alta Ribagorça y en 1427-28 en las comarcas del Ripollès y Garrotxa. A principios del siglo XX, en 1923, se produjo un terremoto de magnitud 5.5 que causó daños en el Vall d'Aran. Más recientemente en la parte oriental de los Pirineo en 1996 se produjo el mayor terremoto registrado durante este periodo, de magnitud 5.2, en la comarca de las Fenolledes (Francia). Los sismos producidos en la parte mediterránea han sido inferiores a los del Pirineo, alcanzando valores de magnitud superiores a 4, en 1987 y 1995, delante de las costas de Tarragona; en 1991, delante de la costa del Garraf y, en 1994, delante de la costa del Maresme, sin causar daños.

 Mapa de los  terremotos que han producido daños en Cataluña

Mapa de los terremotos que han producido daños en Cataluña