• Imprimeix

Legend of icons (BPA)

Grado de peligro

Nivel de peligrosidad según la Escala europea de peligro de aludes que consta de 5 grados.

Muy Fuerte

Fuerte

Notable

Limitado

Débil


Grado de peligro sin determinar



Normalmente al inicio o al final de la temporada se utiliza este símbolo para aquellas situaciones en las que el grado de peligro no se puede determinar. En este caso las informaciones sobre la estabilidad del manto nivoso se harán con una descripción cualitativa en una nota nivológica.

Situaciones de aludes

Las situaciones de aludes están formadas por 5 problemas típicos por aludes más una situación favorable en cuanto a la estabilidad del manto nivoso. Los cinco problemas típicos definidos por la European Avalanche Warning Services (EAWS) describen las situaciones habituales que se dan en terreno de aludes y apoyan a los profesionales y los usuarios de la montaña invernal en la evaluación del peligro de aludes. Complementan el grado de peligro y la localización por orientaciones y cotas. La situación favorable es aquella en la que a pesar de haber manto nivoso, éste se presenta estable de forma muy generalizada.

Nieve reciente

  • El problema de aludes está relacionado con la nevada actual o más reciente. El peso de la nieve nueva sobre el manto nivoso preexistente es un factor crucial para el problema de nieve reciente.
  • Los aludes pueden ser de origen natural y accidental.
  • Se presenta en forma de placa de nieve seca o de nieve seca sin cohesión.
  • El problema se presenta de forma generalizada y a menudo en todas las orientaciones.
  • Es vigente típicamente durante la nevada y hasta pocos días después.
  • Es conveniente controlar las acumulaciones de nieve reciente y la actividad de caída de aludes o de la nieve de las ramas de los árboles. Hay que estar atento a cambios leves del tiempo que afectan a las condiciones de la nieve.
  • Consultad los problemas típicos de aludes de nieve reciente.

Nieve venteada

  • El problema se debe a la acumulación de nieve transportada por el viento.
  • Los aludes pueden ser naturales o accidentales. Se presentan en forma de placa de nieve seca.
  • Normalmente el peligro se concentra a sotavento, en zonas favorables a la acumulación de la nieve como canales, depresiones, zonas de cambios de pendiente o bajo crestas.
  • Es vigente típicamente durante el episodio de nieve transportada por el viento y hasta pocos días después.
  • Se puede identificar a partir de indicios de transporte del viento como dunas, sombras, o cornisas. También se pueden producir grietas al circular, y se oyen whumpfs.
  • Consultad los problemas típicos de aludes de nieve venteada.

Capas débiles persistentes

  • El problema se debe a la presencia de capas débiles en el manto antiguo, normalmente en forma de cristales facetados, cubiletes, escarcha enterrada o nieve granulada.
  • Generalmente da lugar a aludes accidentales y se pueden desencadenar incluso a distancia.
  • Se puede presentar de manera generalizada pero también de forma aislada.
  • Pueden afectar cualquier orientación, pero son más frecuentes en las umbrías.
  • Las capas débiles pueden persistir desde semanas a meses o incluso toda la temporada invernal.
  • Su identificación es complicada y se recomienda ser especialmente conservadores. Pueden oirse whumpfs o aparecer fracturas pero no siempre están presentes.
  • Consultad los problemas típicos de aludes de nieve de capas débiles persistentes.

Nieve húmeda

  • El problema es debido al debilitamiento del manto por la presencia de agua líquida proveniente de fusión o de lluvia.
  • Los aludes pueden ser en forma de placas de nieve húmeda o de nieve húmeda sin cohesión.
  • Normalmente son aludes de origen natural.
  • Si la causa es el Sol se verán afectadas algunas orientaciones y cotas. En caso de lluvia afectará a todas las orientaciones y a partir de las cotas indicadas en el boletín.
  • Puede durar de horas a días.
  • La caída de bolas o purgas y un gran hundimiento de la huella del pie o de los esquís sobre la nieve, son indicadores de la situación de nieve húmeda.
  • Consultad los problemas típicos de aludes de nieve húmeda.

Deslizamientos basales

  • Se da cuando todo el manto nivoso desliza sobre el suelo liso o herboso debido a la pérdida de fricción entre este suelo resbaladizo y la nieve que hay encima.
  • Normalmente los aludes que se dan son de origen natural.
  • Tienen lugar en cualquier orientación, con más frecuencia en las soleadas.
  • Puede durar de días a meses o toda la temporada.
  • Su identificación es muy difícil; la aparición de grietas puede ser un indicador.
  • Consultad los problemas típicos de aludes de deslizamientos basales.

Situació Favorable


La situación favorable es aquella en la que a pesar de haber manto nivoso, éste se presenta muy estable de forma generalizada. No obstante, el peligro nulo no existe y se puede presentar aisladamente un peligro mínimo residual en esta situación.

Localización del peligro por orientaciones y cotas

Se indican, en rojo, las orientaciones y cotas donde es más probable que caigan los aludes.

El siguiente ejemplo significa peligro de aludes localizado en orientaciones norte, noreste, este y sureste en todas las cotas:

Origen del alud

Mecanismo necesario para el desencadenamiento de un alud.


Natural



Los aludes pueden caer de manera espontánea, es decir, sin la intervención de ningún agente externo.

Accidental



Hace falta una sobrecarga adicional sobre el manto para que tenga lugar el alud, como el paso de una persona o un grupo, una máquina o animales.

Tamaño del alud

Dimensión del alud en base a la Escala europea de tamaños de aludes La clasificació es realiza a partir del potencial destructivo y de la zona de llegada del alud. Se indican o bien con el número correspondiente, o bien con el número precedido de la letra D, la cual indica “Daño potencial”.

Tamaño 1 (D1): Alud pequeño (purga o colada)


  • Mínimo peligro de entierro (peligro de caída para las personas).
  • Desplazamiento de la nieve que se para normalmente antes del final de la pendiente.

Tamaño 2 (D2): Alud mediano


  • Puede enterrar, causar daños o matar a una persona.
  • El alud se para normalmente al final de la pendiente.

Tamaño 3 (D3): Alud grande


  • Puede enterrar y destrozar un coche, causar daños a un camión, destruir un edificio pequeño o romper algunos árboles.
  • El alud puede atravesar terreno plano (considerablemente por debajo de los 30°) de longitud menor a 50 m.

Tamaño 4 (D4): Alud muy grande


  • Puede enterrar y destruir un vagón de tren, un camión grande, varios edificios o una parte de bosque.
  • El alud atraviesa terreno plano (considerablemente por debajo de los 30º) de longitud mayor a 50 m y puede alcanzar el fondo de valle

Tamaño 5 (D5): Alud extremadamente grande


  • Puede alterar el paisaje. Posibilidad de daños catastróficos.
  • El alud llega al fondo de valle; zona de llegada más extensa conocida.

Tendencia a 48h

Estimación de la evolución de la inestabilidad cuando haya expirado la validez del boletín de peligro de aludes.

En aumento


Las condiciones de inestabilidad se agravarán. No implica necesariamente un aumento del grado de peligro.

Estacionario


Las condiciones de inestabilidad se mantendrán similares o sin cambios significativos.

En descenso


La inestabilidad será menor. No implica necesariamente un descenso del grado de peligro.